Felicidad y metas

Publicado por admin en

felicidad y metas

Felicidad y metas: Todos queremos la felicidad, o sentirnos bien, plenos…¿Y cómo conseguimos esto? Los que saben, los grandes filósofos, los que han dedicado sus vidas a la búsqueda de la felicidad, nos dicen:

“La máxima necesidad del ser humano es tener la sensación de sentido o propósito en la vida” – Viktor Frankl. “Somos felices cuando hacemos algo que nos conduce a algo que queremos” -Aristóteles.

Es decir: hacer las cosas que queremos hacer. Y dicho de otra forma, hacer realidad nuestros sueños. Y para hacerlos realidad, debemos traerlos a la tierra transformándolos en METAS.  Los seres humanos tenemos 4 razones de peso para no perseguir la felicidad:

  • 1.- Pensamos que las metas no son importantes….
  • 2.- No sabemos cómo ponernos metas.
  • 3.- Tenemos miedo al fracaso.
  • 4.- Tenemos miedo al Rechazo. Si no lo conseguimos podemos ser criticados. Tomar conciencia de que nuestros sueños  y por tanto nuestras metas son posibles, es el primer paso a la felicidad.

Todo ello no es fácil y como toda habilidad hemos de entrenarnos para la felicidad. Elegir bien nuestras metas es casi todo un arte y un talento especial. “la inteligencia que elige bien sus metas”.

Nuestra vida está dirigida por la supervivencia.  pero no solo hemos venido para respirar, hay algo más que dota de sentido a nuestra existencia y supervivencia: satisfacer la necesidad de realizarnos, de ser lo que somos, de aportar lo que tenemos, lo que queremos dar  y ello siempre tiene un sentido único y singular.

Esa necesidad siempre esta conectada con los demás, al realizarnos contribuimos  a que oros se realicen . Tenemos la necesidad de estar conectados. lo decía Erich Fromm, nuestro mayor miedo es la soledad, la sensación de no pertenecer a nada, el instinto de pertenencia es muy fuerte.

 la existencia no es individual es social, nuestra realización personal no se satisface si no está conectada con nuestros semejantes.

La vida es, por tanto, una búsqueda constante del equilibrio entre nuestras necesidades y su satisfacción,

Con la dificultad añadida de que en la satisfacción de nuestras necesidades tenemos que tener en cuenta como afectamos al equilibrio de los demás, puesto que, dado que el instinto de pertenecía es también una necesidad, a veces satisfacer nuestras necesidades en detrimento de las ajenas puede acabar resultando insatisfactorio.

El ansiado equilibrio requiere de altas dosis de negociación entre diferentes necesidades, que a veces son contradictorias unas de otras. El equilibrio es, por tanto, todo un ejercicio de contrapesos, donde nuestras herramientas principales serán el diálogo, la elección, la acción, y la evaluación-aprendizaje sobre los resultados.

 El arte del equilibrio vital es un fino equilibrio, En definitiva, lograr satisfacer nuestras necesidades sin perder la conexión,  con el otro, que también tiene  necesidades, desea satisfacerlas , y en ocasiones no coinciden con las nuestras.

-Hacer consciente nuestras necesidades: lo más importante es conocer  quienes somos, lo que mas nos importa, percibir nuestros valores, cuales son nuestras motivaciones,  llegar a aceptarlas.

-Elección adecuada de metas: para elegir una meta, hay que se consciente de la verdadera necesidad a satisfacer, porque solo son adecuadas las metas que satisfacen dichas necesidades.

-Elecciones de las acciones que me acercan al logro de la meta elegida: hay muchos caminos para llegar a la meta, elegir el más adecuado  en cada momento es todo un arte, más teniendo en cuenta la variedad de alternativas que se nos pueden presentar, el sin fin de aparentes oportunidades que nos asaltan, la atracción por la novedad o lo último que tiene nuestro cerebro.

frases de coaching

El camino que sigue los procesos de la felicidad,  es un proceso de autorregulación y de autogestión personal. Las emociones son la información que nuestro organismo envía para darnos el mensaje de que hay un desequilibrio o equilibrio.

Así, las llamadas emociones positivas nos suelen informan de que estamos en un estado predominantemente satisfactorio, en equilibrio, y las denominadas negativas, en un estado de insatisfacción.

La clave de un estado más o menos estable de felicidad, no está en estar todo el tiempo contento, divirtiéndose, sintiendo placer, sino en estar el mayor tiempo posible realizando nuestras metas en consonancia con nuestras necesidades, y que además ello nos permita estar conectados con los demás la felicidad no es la meta, sino el camino.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Consulta todo sobre Coaching