Creencias limitantes

Publicado por admin en

creencias limitantes

creencias limitantes

Creencias limitantes

Creencias Limitantes o Potenciadoras: definiciones de creencia: Una creencia es una idea que es considerada verdadera por quien la detenta -Algo en lo que se cree, confianza en que algo existe o que es cierto – Fe, asentimiento firme a una cosa. Crédito que se presta a un hecho o noticia – Estado psíquico subjetivo donde el sujeto considera como «Verdad» un elemento intelectual, generalmente en ausencia de análisis crítico y argumentos de validez.

De aquí podemos deducir las principales características de las creencias:  No sabemos si la creencia alude realmente a una idea verdadera o falsa. Nótese que en ningún caso creencia es sinónimo de verdad, pero. Sin embargo, es totalmente cierta para el que la cree.

Las creencias suelen estar muy arraigadas en nuestra forma de pensar, acostumbran a ser inconscientes y la persona ni se plantea su veracidad, sino que se la da por válida sin que al sujeto se le pase por la cabeza que pueda no serlo.

Por todo ello, son muy resistentes a cualquier intento de cambiarlas o contradecirlas. Al estar en el inconsciente, normalmente son ajenas a la voluntad y al control de la persona y están exentas de todo juicio.

Se suele decir que “las ideas las tienes tú, pero tus creencias te tienen a ti”.

En coaching, lo más importante NO es ayudar a dilucidar al cliente si sus creencias son verdaderas o falsas. Al fin y al cabo, no existe ningún sistema sensorial (vista, oído, etc.) o proceso cognoscitivo que nos dé una representación exacta y objetiva de la realidad del mundo sino que toda la información que le llega al ser humano está bajo la influencia de sus procesos perceptivos, los cuales están ampliamente influidos por experiencias pasadas, elementos culturales, estados emocionales de la persona, características situacionales del entorno, etc.

En coaching, lo más importante es analizar junto con el cliente, si las creencias en las que asienta sus acciones y decisiones ejercen un efecto potenciador y le ayudan al logro de sus objetivos o, todo lo contrario, le llevan a limitar las posibilidades de que los consiga.

Así, no hablamos de creencias verdaderas o falsas sino de creencias potenciadoras y creencias limitantes. Las creencias provocan determinadas actitudes y estados fisiológicos y emocionales en la persona que las tiene, que a su vez, generan y son la base de muchos de nuestros comportamientos. Al movernos a actuar de determinada forma, tienen también mucha influencia en la respuesta que provocamos en los demás y los resultados que obtenemos de nuestra interacción.

Mucha culpa de cómo somos la tiene nuestra forma de “pensarnos” a nosotros mismos. Por otro lado, no necesitamos decir a los demás como nos sentimos: gran parte de nuestro estado de ánimo lo captan nuestros interlocutores por medio de nuestra actitud.

Todos los niveles se influyen mutuamente y un cambio en cualquiera de las dimensiones del ser humano provoca el cambio en todas las demás. Esto implica una ventaja importante para el coaching ya que podemos ayudar al cliente a realizar cambios en el nivel que le resulte más sencillo y su efecto beneficioso se verá trasladado a todos los demás.

Esta interacción entre todos los niveles explica en gran parte el efecto autocumplidor que podemos observar en las creencias. Es decir, que si creemos que algo pasará, muy probablemente provocaremos que ese algo pasé. En psicología este efecto se conoce como Profecía Autocumplida y ha sido demostrado experimentalmente en numerosas ocasiones. Como ya dijo el magnate del automóvil Henry Ford:

“Tanto si crees que puedes, como si crees que no puedes, tienes razón” (Henry Ford)

Categorías: PNL

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Consulta todo sobre Coaching