Habilidades y técnicas de conversación

Publicado por admin en

técnicas de conversación

técnicas de conversación

Habilidades y técnicas de conversación

Habilidades conversacionales Formas de INICIAR la conversación:

  • Hacer una pregunta o comentario sobre la situación o la actividad en la que se está implicado.
  • Hacer una observación o pregunta sobre lo que está haciendo otra persona.
  • Pedir ayuda, consejo o información a otra persona. • Ofrecer algo a alguien.
  • Saludar y presentarse.
  • Preguntar si puede unirse a otra persona o pedir a otra persona que se una a él/ella.
  • Compartir experiencias, sentimientos u opiniones personales.
  • Hacer un cumplido.

Formas de MANTENER la conversación: ESCUCHA ACTIVA: supone captar las claves que los demás ofrecen acerca de sí mismos y que no han sido requeridas (información gratuita).

LIBRE INFORMACIÓN: información que se da, sin que haya sido preguntada. Sirve para ser rescatada

PARAFRASEAR: Consiste en repetir lo que ha dicho el interlocutor pero cambiando de alguna forma, o bien empezar a decir lo que ha referido previamente para que lo termine de nuevo, para que lo repita sin pedirle que lo haga.

Habilidades y técnicas de conversación

Parafraseamos principalmente con el objeto de:• Seguir el hilo del conversación, si habiéndonos despistado, no consideramos conveniente preguntar a nuestro interlocutor qué ha dicho. “Al hilo”: por cierto, ahora que lo dices …

Enfatizar alguna información que se nos da. RETOMAR EL TEMA ANTERIOR: Cuando la conversación decae, se nota algún silencio o, se ha manifestado interés por parte del otro o de uno mismo en el tema anterior,puede ser conveniente retomarlo. Para ello suele emplearse una serie de frases estandarizadas del tipo: ‘a propósito de lo que hablamos antes’, ‘volviendo al tema de’.CAMBIO DE TEMA: Cuando se observa que un tema se va agotando y no ofrece ningún interés es preferible, antes que seguir con él, cambiar de tema evitando así momentos de silencio tensos.

AUTORREVELACIÓN: Consiste en contar cosas personales de uno mismo. Cuando se mantiene una conversación sobre un tema más o menos concreto, el interlocutor puede ir intercalando alguna información con relación a sí mismo, la cual no constituye el objetivo central de la conversación.

Estos datos que recibimos de nuestro interlocutor pueden utilizarse para cambiar de tema, con un doble fin:• Mantener la conversación de forma amena, sin agotar el tema central.• Y reconducir la conversación hasta el punto al que queremos llegar, usando estos flecos conversacionales para llegar a nuestro objetivo.

REFORZAR AL OTRO: Supone hacerle saber que estamos escuchándole y que nos interesa lo que nos dice. Con ello conseguimos una actitud positiva hacia nosotros.• De forma no verbal consiste en asentir con la cabeza, variar la expresión facial,emitir sonido como ‘hmmm’.• De forma verbal incluirá no sólo algún breve comentario sobre lo que dice el interlocutor, sino comentar cosas positivas de él o de algunas opiniones suyas.

TOMAR Y CEDER LA PALABRA: Para no monopolizar la conversación, conviene ceder la palabra para mantener el diálogo. Una forma de hacerlo será formular una pregunta acerca de su opinión, de situaciones suyas, etc.

Para tomar la palabra se pueden aprovechar ciertas pausas que se den en el diálogo. Incluso se puede interrumpir al interlocutor, si se hace con gestos y actitud corporal apropiados.

Formas de FINALIZAR la conversación: RESUMIR el contenido de la información o hacer un comentario general. GENERAR ALTERNATIVAS: aplazar la conversación si no ha acabado. Utilizar FRASES DE DESPEDIDA. Utilizar PREGUNTAS CERRADAS. Indicar RECIPROCIDAD: ‘ha sido una conversación muy agradable’. Indicar CONTINUIDAD (generando alternativas): ‘le llamaré por teléfono’.

Preguntas Conversacionales: Preguntas dirigidas al interlocutor con el objeto de obtener información de él. Dependiendo del tipo de información que se pretenda conseguir del interlocutor, y de la fluidez que se quiera dar a la conversación, se alterna el empleo de preguntas abiertas o cerradas.

Las preguntas abiertas dan pie a una respuesta desarrollada de forma más amplia, a una exposición más o menos larga, promueven respuestas referidas a motivaciones, opiniones, intenciones, animan a continuar la conversación posibilitando al interlocutor a manifestarse, a dialogar. Utilizar preguntas con final abierto: son aquellas que pueden contestarse de diversas maneras. Ejemplos: ¿qué …?, ¿cómo …?, ¿por qué …? y ¿para qué?


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Consulta todo sobre Coaching