Cómo eliminar el dolor – Visualización Creativa

Publicado por admin en

La visualización creativa es un proceso de formación de imágenes y determinados pensamientos que generamos de forma consciente, y que luego trasmitimos a nuestras actitudes y comportamientos en forma de señal y orden. Son como meditaciones guiadas donde procedemos a examinar un tema concreto.

Preparado para la meditación? (*)indica pausa

Toma una respiración lenta y profunda (*) y suelta el aire y vuelve a tomar una respiración lenta y profunda (*). Suelta el aire (*) y a través de la respiración notas como te pones en contacto con todo lo que sientes en este momento. Lleva tu atención a la parte de cuerpo en la que tengas algún dolor o molestia (*). Busca aquel lugar dónde te sientas incómodo o incómoda (*). Identifica el lugar exacto en el que se encuentra y coloca tus dos manos en esa parte de tu cuerpo. Coloca tus manos y ponte en contacto con él.

Ahora vas a medir la intensidad de ese dolor o molestia. Voy a contar del 1 al 10, y te pido que cuando llegue al valor que refleje la intensidad de tu dolor, levantes tu mano (*). 1, 2, 3 gracias 4, 5, 6, gracias, 7, 8, 9, 10 gracias.

Ahora que ya has identificado la intensidad de tu dolor, vas a conocer un poco más, qué características tiene y qué información te da.

Voy a empezar a contar y cuando llegue a 3, te pido que desde el lugar del dolor, lo saques imaginariamente y lo coloques sosteniéndolo con las dos manos frente a ti (*). 1, 2 y 3, sácalo y mantenlo delante de ti.

A continuación, te voy a hacer unas preguntas que vas a contestar en voz alta. Te pido que contestes en voz alta:

        ¿Qué tamaño tiene tu dolor, es grande, pequeño, mediano? contesta.

        ¿Qué color tiene? contesta.

        ¿Cuál es su textura: suave, rugosa,..? contesta.

        ¿Qué temperatura tiene: caliente, frío, templado,…?

        ¿Qué sonido tiene: es un ruido, una melodía, cómo suena tu dolor? Expresa el sonido de tu dolor, hazlo.

        ¿A qué huele tu dolor? responde.

        ¿A qué sabe? responde.

Ahora vamos a seguir explorando el dolor.

        Imagínate que tiene un cierre que vas a abrir para ver cómo es por dentro. ábrelo, hazlo.

        Abre tu dolor y obsérvalo.

        ¿Cómo está por dentro? ¿Cuál es su textura?

        ¿De qué color es?

        Acércate el dolor a la nariz y huélelo, ¿a qué huele?

        Acércate el dolor a la boca y pruébalo, ¿a qué sabe?

Ya conoces más a fondo cómo es tu dolor, a continuación vas a cerrar tu dolor y cuando cuente hasta 3, se va a convertir en un muñeco o figura animada. 1, 2 y 3 (*) y observas el muñeco y le preguntas:

        dolor, ¿qué obtengo al tenerte? Y el dolor te responde en voz alta

        dolor, ¿qué haces por mí? Y el dolor te responde…

        dolor ¿qué excusas me das al tenerte? Y te responde…

        dolor ¿qué quieres de mí? y te responde…

        dolor¿qué información me das sobre mí? te responde…

        dolor, ¿qué consejo me das para avanzar en mi vida? te responde…

        dolor, ¿qué necesito hacer para dejar de tenerte? te responde…

        dolor, ¿qué mensaje tienes para mí? te responde…

Ahora visualiza cómo el dolor va adoptando su forma original. Ya no es una figura, sino aquella forma original (*). De nuevo está en tus manos y de nuevo te pido que lo abras.

Observas el dolor en tus manos y ves cómo por arte de magia aparece en una de tus manos un recipiente con agua pura y cristalina. Y coges el agua y la viertes sobre el dolor. Adelante hazlo (*) y ves cómo cae el agua poco a poco sobre él. Observas como el agua, al entrar en contacto con él se pone turbia.

Ahora pones en el recipiente el agua sucia obtenida del dolor, y de repente se transforma en agua limpia y transparente (*). Coge el recipiente hazlo y vuelve a derramar el agua sobre tu dolor. Y ves que el agua sale menos sucia que la vez anterior. Y repites el proceso una y otra vez, hasta que veas agua sale limpia y cristalina. Adelante hazlo

A continuación te deshaces del recipiente y amasas con tus dos manos el dolor y observas como se hace cada vez más pequeño. Y continúas amasando hasta que sólo quede una pequeña parte. Y ahora lo pones en una de tus manos y cuando yo te diga lo vas a lanzar hacia fuera, te vas a liberar de él. Cuando yo te diga

Lo vas a lanzarlo con tu mano lo más lejos que puedas. Adelante hazlo. Sacúdete tus manos y despídete de ese dolor. Ahora ya conoces una forma de acercarte al dolor y comprender el mensaje que te da (*). Toma conciencia de qué papel juega el dolor en tu vida y cómo tu actitud influye en tu vivencia del dolor (*). Date cuenta de qué ganas al recoger y escuchar tu dolor, y qué puedes perder si es algo que rechazas o tratas de evitar a toda costa.

Tomas una respiración lenta y profunda (*), y sueltas el aire. Vuelve a tomar una respiración lenta y profunda (*), y sueltas el aire. Y notas cómo a través de la respiración, tu cuerpo se activa y necesita moverse. Cada vez tiene más energía y necesita recobrar su actividad. Muévete como quieras, quizá tus pies, tus brazos, tu cuello, y poco a poco a tu ritmo abre los ojos.

.

Categorías: PNL

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat